El diseño de una portada es decisivo a la hora de poder influir en la decisión de compra del lector. Si quieres que tu novela pase por caja, ¡toma nota!

Diseño

Por qué un libro se vende por su portada

Una portada no es solo la tapa, la parte exterior de un libro. Es la conceptualización de lo que encierra, la imagen que representa el tema de su contenido. Por ello, el buen diseño de una portada es decisivo a la hora de poder influir en la decisión de compra del lector. Si quieres que tu novela pase por caja, ¡toma nota!

El poder de una buena portada

Es un hecho que, a día de hoy, es más fácil publicar un libro. No solo porque en la actualidad hay más pluralidad de temas y editoriales, sino porque ahora es más factible el autopublicarse.

Este acceso más plural al mercado literario ha hecho que la competitividad sea feroz. Colocar un libro entre los más vendidos en los centros comerciales, en los escaparates de grandes librerías, es complicado si tu libro no va respaldado de una buena distribución. Pero, además, que la portada sea atrayente es un plus importantísimo.

Tu libro tendrá que luchar por el protagonismo entre cientos de novedades y best sellers. ¿Por qué no tomarte un tiempo en elegir una portada que venda? Una portada potente hará que quien la vea sienta curiosidad por coger ese libro entre las manos y se tome la molestia de leer la sinopsis. ¡Esto es el 80% del trabajo de venta!

El diseño de la portada: editorial VS autopublicación

Normalmente, las editoriales cuentan con un departamento de diseño que propone al autor la mejor portada, la cual ha sido diseñada ad hoc y cuenta con un trabajo creativo detrás bastante importante. Sin embargo, también las hay que básicamente utilizan imágenes de stock sin ningún trabajo de edición posterior, lo cual despersonaliza totalmente el resultado. Otro caso parecido es el de muchas de aquellas editoriales que ofrecen la autoedición, que directamente permiten al autor facilitar cualquier imagen para la portada de su libro. Un gran error, teniendo en cuenta que los escritores son eso, escritores. No tienen por qué saber lo que es gráficamente aceptable o no, solo se guiarán por su intuición estética o por lo que ellos creen relevante mostrar, sin importar el cómo.

¿Cuál es el resultado de todo este descuido en lo que a portada se refiere? Que el libro acabe pareciendo pobre, cutre… y amateur.

Sí, un libro es una obra artística y cultural, pero también es un producto que tiene como fin ser adquirido por terceros. Y por mucho que un autor reniegue del tema comercial y recurra una y otra vez al romanticismo ideal del arte, un libro se edita para recibir algún tipo de remuneración a cambio, aunque no sea monetaria.

Piensa en esto: si no venderías una casa con fotos que no le hicieran justicia, ¿por qué permites que tu libro tenga una portada poco cuidada?