5 conceptos básicos de maquetación

Te ofrecemos unas nociones mínimas para que tengas una idea de en qué consiste la maquetación y de por qué bajarte el InDesign no te hará saber maquetar bien.

Diseño, Editorial

Maquetación profesional: 5 conceptos que debes conocer

Lo creas o no, no deberías dejar la maquetación en manos inexpertas, porque tu buena imagen está en juego. Sabemos que hay muchos programas que te ayudan a meter todos los textos e imágenes dentro de unos límites, pero no te indican si eso que estás haciendo es legible o si, directamente, es una completa patata.

A nosotras nos gustan las patatas, ¡pero no las metafóricas! Por eso, hoy vamos a darte unas nociones mínimas para que puedas empezar a distinguir entre una maquetación amateur y una medianamente aceptable.

El diseño editorial en la maquetación

El diseño editorial es fundamental en la maquetación. Ayuda a distribuir y organizar, de forma creativa y atractiva para el lector, el contenido de un periódico, manual, catálogo, revista o libro, de forma que cada una de sus hojas compartirá una línea de estilo y un formato idéntico.

Cualquier publicación que hagas, ya sea en formato físico u online, necesita una maquetación bien hecha. ¿Por qué? Pues porque es lo que da valor a ese producto que mandarás a imprimir. Cuidarla bien es cuidar tu imagen de marca. ¡Debe reflejar profesionalidad y calidad desde la primera hoja hasta la última!

Los programas de maquetación

A día de hoy puedes encontrar muchos tutoriales y programas de maquetación (tanto gratuitos como de pago). Pero no te engañes… El Adobe Illustrator o el InDesign no te enseñarán a diseñar ni te explicarán conceptos básicos sobre maquetación. Son solo herramientas. Te parecerá una obviedad, pero hay mucha gente que cree que por haber descargado un programa o por comprarse un Mac de 5.000 € ya sabe diseñar y que todo el conocimiento de años de formación se descargará automáticamente en su cabeza bajo pedido, como en la película Matrix. ¡Pensar eso es como pensar que ver un vídeo de Bricomanía para hacerle una caseta a tu perro te convalidará primero de arquitectura!

Los profesionales de la maquetación

¿Qué diferencia a un profesional de la maquetación de un autodidacta? A parte de mucho dinero invertido en formación y, muy probablemente, la forma de vestir, la más destacable es la habilidad para tener un mínimo sentido del gusto y una idea clara de lo que es legible y estético.

Un diseñador y maquetador editorial con experiencia tiene muchas horas de ensayo-error a sus espaldas y, además, es alguien muy metido en el mundillo del diseño que está en constante aprendizaje y reciclaje. Observa tendencias, analiza referencias y, además, conoce de pe a pa tanto las normas de composición como las particularidades de cada formato de impresión.

5 conceptos básicos de la maquetación

En toda maquetación profesional debe haber unos mínimos. A continuación, te mostramos cinco que no debes nunca pasar por alto:

  1. Siempre a doble página. Exceptuando los folletos a una sola cara o los flyers, la mayoría de soportes están pensados para imprimir o ser publicados a doble página. Esto hace que debas tener una vista previa de lo que sería la publicación abierta (el libro, la revista, etc.), para poder colocar de forma exacta en todas las páginas tanto los márgenes, la numeración de página y el titulillo.
  2. Usa márgenes y retículas. El tamaño de los márgenes y el espacio resultante para cada caja de texto viene definido por el tipo de retícula. Hay varios sistemas, que ayudan a otorgar de unidad visual y consistencia a la maquetación. ¡Olvídate de poner a ojo el cuadro de texto!
  3. Guíate con la cuadrícula. Es una guía que tienen la mayoría de programas de maquetación con la que podrás comprobar que las páginas del documento encajan visualmente de forma fluida. Está hecha a base de líneas horizontales virtuales (que no aparecen en la impresión) y te ayudan a controlar si colocas los textos apoyándote en esas líneas base. La finalidad es evitar el desorden visual y que el diseño de cada página no quede cojo.
  4. ¡Ojo con la línea base! Es el límite que no debes sobrepasar, ni con imágenes ni con cuadros de texto, a la hora de distribuir el contenido en cada página. Esto te ayudará, además, a controlar que el número de renglones por página es siempre el mismo.
  5. La soledad de viudas y huérfanas. No, este no es el título de una película de mediodía de Antena 3, son dos errores tipográficos que hay que cuidar, porque son los que precisamente provocan que los cuadros de texto no terminen en la línea base. Es un fallo de principiantes.

Seguramente, todo este tema de cuadrículas, viudas y retículas se te estará haciendo bola… Normal, si no te dedicas a ello. Nosotras tampoco sabemos usar una fresadora y no pasa nada, porque no fabricamos piezas industriales. Si quieres ahorrar tiempo, sudor y lágrimas, ¡contáctanos y te haremos la vida más fácil!

Y recuerda: cada vez que estiras una fuente… un diseñador llora amargamente en algún lugar.