¿De qué se compone una campaña de marketing? Aparte de sangre, sudor y lágrimas, de estas 4 fases por las que hay que pasar para poder tener éxito.

Creatividad, Marketing

Las 4 fases de una campaña de marketing

Una campaña de marketing es un conjunto de acciones llevadas a cabo, siguiendo una estrategia definida, en un tiempo delimitado, a través de diferentes medios de difusión, con el objetivo de hacer una comunicación, a gran escala, de un producto, servicio o novedad de una marca comercial.

¿Y de qué se compone? De todos estos pasos que te explicamos a continuación.

Planificación de la campaña

Antes de ponerte a pensar en presupuestos y medios para la campaña, lo primero que todo es saber el qué y por qué.

En esta fase inicial, es indispensable sentarse a pensar qué se quiere comunicar (el lanzamiento de un producto o servicio, un cambio significativo en la imagen, un evento…) y el motivo por el cual debe comunicarse a un público y no a otro. Un punto importante es evaluar el estado actual de la imagen de nuestra marca: ¿ha cambiado nuestro público objetivo por el desarrollo de nuevas áreas de negocio? ¿La situación o el posicionamiento en el mercado ha variado en algún sentido? ¿Qué imagen tiene de tu empresa tu buyer persona hasta la fecha?

Porque nada es inmutable, tu negocio también evoluciona. Por ello, nunca está de más investigar qué ha cambiado de cara a tus posibles clientes, conocer qué quieren ahora y cómo lo quieren. Llevar a cabo un pequeño estudio de mercado y de competencia antes de meterse en harina es un plus para estudiar casos de éxito y acertar con la fórmula de comunicación de la campaña.

Una vez completado este primer paso, lo siguiente es establecer el objetivo. Debe ser medible y alcanzable. Y una vez lo tengas claro, prepara un calendario de plazos con sus respectivas acciones a cumplir por cada departamento/profesional implicado. ¡El tiempo es oro!

Producción de la campaña

Es momento de concretar cómo haremos llegar la campaña a nuestro público. ¿Qué deseamos hacerle sentir a nuestro futuro cliente? ¿Qué podemos ofrecerle de innovador o de atractivo? ¿Qué características tiene eso que queremos comunicar a gran escala? ¿A quién nos dirigimos en concreto? Estas y otras preguntas deben ser puestas sobre la mesa antes incluso de elegir dónde vamos a lanzar la campaña.

El siguiente escalón a recorrer es el económico. El dinerete. Determinar el presupuesto que tenemos para llevar a cabo la campaña usando los canales por los cuales la comunicaremos es decisivo para saber con qué ayuda contaremos y, también, va a determinar la calidad del resultado final.

¿Dónde está tu público objetivo? Dependiendo de la respuesta, deberás elegir entre los medios online y offline, aunque lo más aconsejable es elegir una combinación de ambos.

Una vez que sepas en qué medios lanzarás la campaña, tendrás que comenzar a gestionar la parte creativa y gráfica. Aquí se hace indispensable contar con la ayuda de profesionales que materialicen la idea que tienes en la cabeza, sepan transformarla y adaptarla a todos los formatos necesarios para los medios en los que acabará comunicándose.

Lanzamiento de la campaña

¿Te encanta que los planes salgan bien? Entonces, debes ser como Hannibal, del Equipo A. La coordinación entre todos los departamentos y los profesionales implicados (diseño, social media, paid media, etc.) debe ser total, no solo para que la campaña salga cuando tiene que salir, sino también para poder arreglar cualquier inconveniente que pueda surgir durante la misma (créeme, siempre surgen cuando menos te los esperas, al igual que las úlceras).

Tip extra: Es muy recomendable ir haciendo el seguimiento y la monitorización de todos los medios (al menos, en los que sean online y puedan facilitar la trazabilidad de las KPI) en los que se desarrolle la campaña, hasta su fecha final.

Análisis de resultados de la campaña

Ya solo queda comprobar el resultado de la campaña y de cuantificar el éxito obtenido. ¡Las conclusiones, buenas y malas, te ayudarán a mejorar!

Una vez terminada la campaña en los diferentes medios, es momento de medir sus resultados, conocer la conversión de tu inversión, si han funcionado las acciones online y si las offline han logrado el propósito que buscabas.

¿Han crecido tus visitas web? ¿Has logrado más ventas? ¿Tus clientes ahora te conocen más, te buscan en Google o entran en tu tienda con más asiduidad? ¡Comprueba si se han cumplido los objetivos que te marcaste al principio y anota todo aquello que es mejorable en tus próximas campañas!