¿Conoces los tópicos que circulan sobre la creatividad? Te hablamos de los más comunes y te ofrecemos tips para ayudarte a luchar contra la falta de ideas.

Creatividad

La creatividad y sus tópicos

La creatividad es una cualidad, como cualquier otra. No todo el mundo la desarrolla de igual manera. Y aunque tenerla es una bendición, a veces puede resultar una tortura. Al formar parte del propio creativo, ese don, por llamarlo de alguna manera, parece tener la capacidad de activarse en cualquier momento, lugar y, sobre todo, bajo presión, con la misma facilidad que Superman activa su visión rayos x. ¿Cuántas veces te han dicho eso de… “hazlo tú, que lo haces en 5 minutos”? Quien lo probó, lo sabe.

Tópicos sobre creativos

Escritores, diseñadores, artistas en general… Todos los que forman parte del gremio creativo han vivido situaciones absurdas. Y todo porque la palabra creatividad, a ojos de quienes solicitan un trabajo o encargo creativo, en vez de ser un concepto abstracto que forma parte de la personalidad de alguien, es visto por ellos como un tangible y que, además, tiene forma de botón. Un botón que se puede pulsar en cualquier momento y que da lo que se pide al instante, como ocurre con el mecanismo de una máquina de vending, pero con la diferencia de que el cliente paga muuucho tiempo después de recibir el producto.

Ese es solo uno de los muchos tópicos sobre creativos que aún perviven en la memoria colectiva. Otros son:

  • Los creativos son seres rápidos como el viento, trabajan con el caos y viven en el caos. No hay problema con pedirles algo para ayer que no esté en calendario.
  • No hace falta documentación, su cabeza es como Wikipedia y pueden cualquier encargo algo sin consultar referencias, más datos o materiales complementarios.
  • Ser creativo es saber escribir mucho texto, aunque no diga nada, o diseñar un logo bonito, aunque no se siga ningún patrón de estilo.

Si has llegado hasta aquí con lágrimas en los ojos, date por abrazado/a.

Tips para fomentar la creatividad

La lucha contra el folio en blanco es constante. De modo que, si estás falto/a de inspiración o ese hilo del que tirar hoy no aparece, aquí tienes algunas ideas para tratar de superar el bache creativo:

  • No fuerces la creatividad. Si estás sentado/a delante del ordenador y no hay nada en tu cerebro, no te presiones. Hay momentos de bajón creativo. Asúmelo, no pasa nada. Nadie es una máquina de fabricar ideas grandiosas ni puede sacar de una chistera una idea, agitando una varita mágica. Lleva un proceso mental y el ánimo debe acompañar, además. Trata de tener un lugar para desconectar cuando todo se vuelva negro y las musas no aparezcan: da un paseo por el parque, toma algo en una cafetería, ve al cine o date una ducha. ¡Es momento de un break! Cuando menos lo esperes, llegará el desbloqueo.
  • ¡Confía en el poder de la asociación de ideas! Después de un brainstorming, lo mejor es que, de las ideas principales, puedas sacar otras subyacentes o enlazadas. Se abrirá el abanico de opciones y la esperanza volverá a tu vida.
  • No te pongas la soga al cuello con el deadline. Si sabes que tu encargo tiene que estar para un día determinado, por muy lejano que esté, no lo dejes todo para el día anterior. Al menos, ve esbozando la idea con algo de tiempo, para luego trabajar con ciertas bases seguras antes de que te pille el toro. La noche anterior, a las 4 de la mañana y hasta arriba de bebidas energéticas, no podrás ser creativo ni obrar el milagro. ¿Crees que sí? Sabes perfectamente que ese churro no representa a tu trabajo. ¡Evita el bochorno!
  • Apunta las pequeñas ideas que te surjan cuando no las busques. Así tendrás un fondo de ideas en recámara a las cuales podrás recurrir en momentos de sequía.