Cómo diseñar un folleto

¿Cómo puedes conseguir que tu folleto no acabe en la papelera mas cercana? ¡Toma nota de estos cuatro consejos!

Diseño

4 consejos para diseñar un folleto atractivo

Si tienes un negocio o una marca a nivel local y sueles realizar publicidad offline, el folleto sin duda es el formato perfecto para el buzoneo o la entrega en mano en el exterior de tu tienda. ¿Cómo puedes conseguir que no acabe en la papelera más cercana? ¡Toma nota de estos cuatro consejos!

Tips para diseñar un buen folleto

  • Establece el objetivo. La función básica es lograr que tu target se entere de la existencia de tu negocio, de tu producto o de tu oferta puntual. Para conseguir esa meta, debes reflejar bien qué te diferencia de los demás o qué ofreces de nuevo o atractivo. Por último, sé consciente de cómo debes mostrarlo a la gente a la cual te interesa llegar. No es lo mismo una oferta en juguetes para niños que colchones de viscoelástica para adultos. Si vas a publicitar una promo, destaca bien el precio y el tiempo de vigencia de la oferta. ¡El lenguaje también es importante!
  • Construye una historia. Partiendo de la base de que la publicidad tradicional de “compra, compra” está obsoleta, si tienes que hacerla, hazla contando una historia. Crea un personaje que encierre la filosofía de tu marca, o construye un relato basado en lo que buscan tus clientes cuando acuden a ti. Sé creativo y... ¡sorprende! No olvides añadir los datos de tu negocio al final, para facilitar toda la información posible sobre tu empresa, incluyendo las RR.SS. ¡La transparencia siempre es un plus!
  • No utilices cualquier imagen. ¡Olvídate de darle prioridad al texto, porque nadie tiene tiempo de leer nada y más si es texto corrido! El diseño gráfico es importantísimo. Lo ideal es usar creatividades hechas ad hoc. Si no es posible por presupuesto, utiliza recursos gráficos que faciliten una buena experiencia de lectura. Así, el mensaje se verá claro y la información será la esencial. No mezcles distintas tipografías: es mejor usar una que esté en consonancia con tu marca a que el folleto parezca una mezcla rara o un pastiche tipo Frankenstein.
  • Menos es más. Estructura bien la información. Teniendo en cuenta que el folleto es un trozo de papel que acaba desechado pronto, es crucial centrarse en cómo jerarquizar la información, para provocar la curiosidad de quien lo va a sostener en su mano. Trata de no usar colores chillones, como amarillos o verdes flúor, por ser algo molesto a la vista y, además, por ser reflejo de un diseño poco profesional.