cómi hacer una lista de propósitos para 2020

¿Quieres hacer una lista de propósitos que realmente puedas cumplir en, al menos, un 50%? ¡Te ofrecemos 3 consejos para hacer una que sea factible!

Miscelánea

Cómo hacer una lista de propósitos para 2020 realizable

¿Quieres hacer una lista de propósitos que realmente puedas cumplir en, al menos, un 50%? Te ofrecemos 3 consejos para hacer una que sea factible y no terminar 2020 como lo harás este 2019: ¡maldiciéndote por no haber cumplido ni el primero!

Lista de propósitos: fuente de frustración

Es llegar diciembre y empezamos a pensar en los pocos días que nos quedan para cambiar de año (y de hábitos). La canción de Mecano de Un año más resuena por todos lados y la presión por sentir que hemos desaprovechado el tiempo va en aumento. En los informativos, nos ponen delante de los ojos, una y otra vez, un repaso de los sucesos más importantes de 2019 y, a partir de ahí, nos lanzamos de brazos abiertos al histerismo por agravio comparativo. ¡Es momento de hacer nuestra lista de propósitos!

Cómo crear una lista de propósitos factible

No falla. Cada Navidad pasa igual. Nuestra cabeza cae en la trampa (a la que nos hacen lanzarnos, con lo tranquilos que estábamos en noviembre) de hacer una reflexión retrospectiva. ¿Y eso a qué nos lleva? A la frustración, por darnos cuenta de todos los objetivos fijados en el año anterior y que, por supuesto, nunca llegamos a cumplir por dos factores: pereza y falta de tiempo.

¿Quieres hacer una lista que realmente puedas cumplir en un, al menos, 50%? Te ofrecemos 3 consejos para hacer una lista de propósitos factible!

1. 12 meses no es tanto tiempo

No te pongas objetivos que realmente no sean factibles en ese plazo medio. Piensa que la mayor parte de tu día estarás trabajando. Si uno de tus objetivos es laboral, tendrás que utilizar el tiempo de trabajo para llevar a cabo tu plan por hitos, hasta poder conseguirlo. Si no está relacionado con el trabajo, tendrás que crearte un hábito, para poder trabajar por ese objetivo en tu escaso tiempo libre. Es decir, tendrás que planificarte un calendario de pequeñas acciones para que, paso a paso, durante un año, puedas estar más cerca de la meta. Evita ponerte como meta algo que dependa demasiado de terceros, de la suerte, o de la magia de Hogwarts.

2. Menos es más

A más propósitos, menos tiempo tendrás para planificar la estrategia o el plan de trabajo para conseguirlos. Lo ideal es solo 3. No peques de agonías. Es más fácil proponerte 3 cosas que 15. Así no acabarás dejando todo en el primer mes por falta de motivación o por sentir que no puedes con todo. Dedica tiempo de calidad, en el que puedas enfocar tus energías, a pocas cosas. Quien mucho abarca, poco aprieta.

3. Haz una lista a lo Marie Kondo

La lista debe ser como la premisa de Marie Kondo para deshacerte de las cosas. Pregúntate esto: ¿ese objetivo que estás anotando te hace feliz? Si sabes perfectamente que a la larga te creará estrés, no lo añadas. ¿Perder peso te hará feliz? Perfecto, pues ponte un objetivo asequible: 5 kilos en un año. ¿Cambiar de trabajo te hará dormir mejor? Dedica cada día media hora a revisar ofertas y a actualizar tu CV. ¡Recuerda! Los objetivos no pueden ser demasiado ambiciosos. Mientras más lo sean, mayor será la frustración al comprobar que no los consigues en el tiempo que pensaste y más si dependen de muchos factores que no puedes controlar.

En definitiva: si quieres cumplir tus metas, pocas y concretas. ¡A por todas!